Las candidaturas de España a puestos clave en la Unión Europea: equilibrios delicados y movimientos estratégicos

by tiempoantenacom

España busca ganar cuota en la Unión Europea con tres candidaturas importantes

La Unión Europea se basa en delicados equilibrios territoriales. Buscando ganar cuota en esos repartos, España ha lanzado tres candidaturas en pos de premios importantes.

La vicepresidenta económica en funciones, Nadia Calviño, aspira a la presidencia del Banco Europeo de Inversiones (BEI)

El BEI es el brazo financiero de la UE con un balance de unos 500.000 millones y que presta unos 70.000 millones al año. Calviño busca liderar esta institución y aprovechar su prestigio y experiencia en Bruselas.

Margarita Delgado, subgobernadora del Banco de España, se postula para presidir el Mecanismo Único de Supervisión (MUS)

El MUS es el organismo del Banco Central Europeo encargado de controlar los grandes bancos de la Unión. Delgado, con una amplia carrera en supervisión, tiene el perfil técnico idóneo para el puesto.

Madrid se presenta como sede para albergar la nueva autoridad europea antiblanqueo (AMLA)

España aprovecha su dilatada experiencia en la lucha contra la financiación del terrorismo para postularse como sede de la AMLA.

La semana que viene se decide en el Consejo del BCE la presidencia del mecanismo de supervisión bancaria. Margarita Delgado, con un currículum destacado en supervisión, es una de las candidatas. Sin embargo, la recomendación del comité de Economía del Parlamento Europeo no es vinculante y la elección se realiza en una votación secreta.

La candidatura de Delgado ha perdido fuerza debido a la presión de los alemanes, que apoyan a su propia candidata, Claudia Buch. Además, Italia ha llegado a un acuerdo con Alemania para respaldar a Buch a cambio de su apoyo al nuevo miembro italiano del Comité Ejecutivo del BCE. La presidenta del Eurobanco, Christine Lagarde, aprueba estos movimientos, complicando la designación de Delgado.

La existencia de dos candidaturas españolas al mismo tiempo dificulta aún más las posibilidades de éxito. Aunque un cargo es más técnico y el otro más político, la cercanía de las fechas y el reparto entre Estados no favorece a España.

Aunque el puesto en el Banco Europeo de Inversiones tiene mayor proyección, la presidencia del Mecanismo Único de Supervisión es considerada más importante debido a la supervisión de los principales bancos de la eurozona. En el sector financiero se destaca la influencia que tendría la subgobernadora desde ese puesto.

La candidatura de Nadia Calviño para el BEI está mejor posicionada que la de Margarita Delgado

El Gobierno español había considerado a la exvicepresidenta Elena Salgado para el BEI, pero finalmente se decantó por Calviño debido a su prestigio en Bruselas y su posición actual como titular de Economía. La candidatura de Calviño se ve como la única con posibilidades de competir con la potente aspirante Margrethe Vestager, exvicepresidenta de la Comisión Europea y conocida por su lucha contra las grandes tecnológicas estadounidenses.

En resumen, España busca ganar cuota en la Unión Europea con tres importantes candidaturas. La elección de la presidencia del Mecanismo Único de Supervisión y del Banco Europeo de Inversiones se decidirá en las próximas semanas, y España enfrenta desafíos debido a la presión de otros países y a la existencia de dos candidaturas españolas al mismo tiempo. Sin embargo, el Gobierno español confía en el prestigio y experiencia de sus candidatas para lograr estos importantes puestos en la UE.

La lucha por la presidencia del BEI: Calviño y Vestager se enfrentan por el puesto

El proceso de selección


En la carrera por la presidencia del Banco Europeo de Inversiones (BEI), los países grandes tienen un papel fundamental. Se requiere el voto de al menos 18 países, que representen el 68% del capital, para obtener una mayoría cualificada. Esto significa que la unión de los Estados pequeños no es suficiente. Los países grandes serán clave para alcanzar el porcentaje accionarial necesario. En este contexto, España confía en el apoyo de Alemania y Francia, aunque aún no han hecho públicas sus posiciones.

Las posiciones de Vestager y Calviño


En Berlín, unas declaraciones de Vestager sobre la necesidad de que el BEI asuma más riesgos no han sido bien recibidas. Aunque el ministro de Economía alemán es liberal al igual que Vestager, la decisión final la tomará la cancillería de Olaf Scholz, que pertenece a la misma familia socialista que Calviño.

En París, se busca un futuro presidente del BEI que tenga una actitud favorable hacia las inversiones en energía nuclear. Calviño ha afirmado que tomará decisiones basadas en la taxonomía de la UE y las decisiones del consejo de la entidad. Por otro lado, Vestager ha mostrado una postura más firme en contra de la energía nuclear. Además, ha tenido conflictos recientes con el Elíseo debido a un nombramiento que no fue bien recibido por los franceses. A pesar de pertenecer a la misma familia política de los liberales europeos, el Gobierno de Macron podría no respaldar a la candidata danesa.

Los obstáculos para Calviño


Uno de los obstáculos para Calviño es la falta de países con gobiernos socialistas que respalden su candidatura. Además, el Partido Popular no apoyará a un candidato presentado por un Gobierno en funciones sin consultar a la oposición. A pesar de estos desafíos, Calviño tiene una gran oportunidad después de no lograr la dirección del FMI y la presidencia del Eurogrupo en intentos anteriores.

La decisión final


La decisión sobre la presidencia del BEI se discutirá en la próxima reunión de ministros de Finanzas en Santiago de Compostela el 15 y 16 de septiembre. Sin embargo, es posible que no se llegue a una conclusión en esa cita y se posponga la elección. El mandato del actual presidente, Werner Hoyer, se extiende hasta finales de año. Si Calviño no obtiene el puesto, siempre puede postularse para el cargo de comisaria después de las elecciones europeas.

La sede de la autoridad antiblanqueo

Respecto a la sede de la autoridad antiblanqueo, España tiene una amplia experiencia en la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. El organismo español competente, el Sepblac, goza de una buena reputación en la UE. Sin embargo, inicialmente se planteó que la autoridad se ubicara en una ciudad donde pudieran existir sinergias con otras instituciones financieras europeas. París alberga la Autoridad Bancaria Europea (EBA) y el regulador de los mercados financieros (ESMA), mientras que Fráncfort es la sede del BCE. Aunque España logró eliminar esta condición de los textos, sigue siendo un aspecto relevante en las deliberaciones. En este contexto, la candidatura de Calviño se perfila como la opción española con mayores posibilidades en el complicado reparto de equilibrios.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y Twitter, y suscríbete a nuestra boletín semanal

You may also like

Leave a Comment